El periódico digital más leído en RD

OPINION

Antonio tiene razón

El CorreoRD. Santiago.- El peligro de los gobiernos que agotan más de un periodo, muchas veces no es comprendido por la población, pero en realidad la salud de la institucionalidad peligra, cuando los intereses particulares se enquistan en las bambalinas del poder.

La defensa de una clase obrera, que brindando servicio a un país, como lo hacen los choferes y transportistas, amerita de hombres con sano juicio, temple agudo, pero sobre todo de probada valentía, porque no es frente a pequeños intereses que deben enfrentarse, sino a los más tenebrosos y oscuros sectores, que suben las escalinatas del poder abrazados de presidentes, que nunca saben nada, que nunca se enteran de nada, disfrazados de mansos corderitos.

Danilo Medina gobernó ocho años seguidos, y no conforme, quería cuatro más, y quien sabe cuántos, si se lo hubieran permitido. Rodeado de ladrones y depredadores de todo cuanto oliera a dinero, el Ñico de Arroyo Cano se acompañó de hermanos, cuñados, amigos y viejos compañeros que donde dicen zape, dejan el pelerío.

Con su apariencia de pastor evangélico, o manso obispo católico, ahora se entera el país de las costumbres deshonestas de este hábil y taimado organizador de corporaciones vandálicas, que por las dádivas que repartía a periodistas y hacedores de opinión pública, ahora es defendido a trocha y mocha por comunicadores tan podridos como él.

El senador Antonio Marte, valiente y directo como siempre, denunció la pérdida de 17,000 Millones de pesos, que el sector que representa ahorró durante los ocho años que estuvo el expresidente Medina al frente del gobierno.

Dicho dinero fue aportado por los choferes, a través de su líder Antonio Marte, en las manos del gobierno de Medina, con toda la buena fe del mundo, para que ayudara a la gestión de gobierno y sirviera para renovar el parque vehicular que brinda el servicio del transporte en todo el territorio nacional, pero oh sorpresa, ahora las bocinas, María Elena Núñez, Eury Cabral y Julio Martínez Pozo, le quieren dar una pela al senador Marte porque éste pregunta por los diecisiete mil milloncitos.

Furiosamente, los periodistas defensores de los ladrones, que llaman traidor a quienes demandan justicia por los robos al erario, desbordan su ira frente a ciudadanos honestos, a quienes les asiste el derecho de exigir la búsqueda de su dinero.

Este país no puede continuar asustado de que ahí viene el cuco, por periodistas cómplices de lo mal hecho. Quienes defienden a Montalvo, deben averiguar quién es hoy, un antiguo vendedor de respuestas de motores, nativo de San José de Las Matas, y cómo acumuló en ocho años una fortuna, que ni el mismo sabe pronunciar su monto, y quien es el verdadero dueño de ese dinero.

Como este, hay cuatro prestanombres más, todos peones de Montalvo, quienes deberán comparecer próximamente ante la justicia.

 Ustedes creen que el senador Marte está solo en su obligada función de exigir justicia, pero no es así. Danilo y su camarilla deben decirle al país donde están los diecisiete mil millones del sector transporte, porque no fue a los pobres e indefensos cañeros que se los robaron, fue a choferes y los choferes tienen los juegos pesados.      

La Redacción

El periódico digital más leído en Santiago de los Caballeros y toda Republica Dominicana