El periódico digital más leído en RD

OPINION

Esperanza Diaria

Por Rick Warrem

“Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza”. Proverbios 21:5 (NTV)

Si quieres que Dios te use grandemente, necesitarás enfoque. Entre más enfocado estés, más efectivo podrás ser —y Dios podrá usarte más.

Hay un poder impresionante en una vida enfocada. La luz difusa no tiene mucho efecto sobre lo que toca. Pero cuando enfocas la luz —como la luz del sol a través de una lupa— puedes prender fuego a un pedazo de papel o a la hierba seca. Y si puedes enfocarla aún más, se convierte en un rayo láser. Un rayo láser puede cortar acero y hasta destruir cáncer.

Lo mismo es una realidad en tu vida. Si no tienes dirección, irás como a la deriva sin tener mucho impacto. Pero si te enfocas en metas claves, entonces podrás tener un poderoso impacto en el mundo para Dios.

La Biblia dice, “Los planes bien pensados y el arduo trabajo llevan a la prosperidad, pero los atajos tomados a la carrera conducen a la pobreza” Proverbios 21:5 (NTV).

Uno de los grandes ejemplos en la Biblia sobre estar enfocado, es la historia de Génesis 24. Abraham estaba envejeciendo, y su hijo aún no se había casado. Dios había prometido a Abraham que a través de su descendencia, Él crearía una gran nación, lo cual hizo Dios. Pero el hijo de Abraham, Isaac, aún no tenía hijos. Ni siquiera estaba casado todavía. Así que Abraham le dio a su sirviente, Eliezer, la meta de encontrar una esposa para su hijo. Abraham le dijo a su sirviente, “No tomarás para mi hijo mujer de las hijas de los cananeos, entre los cuales yo habito; sino que irás a mi tierra y a mi parentela, y tomarás mujer para mi hijo Isaac”.

Como con todas las buenas metas, Eliezer tenía muy clara esta meta. Él sabía que necesitaba encontrar esposa para Isaac, y él sabía exactamente que esposa buscar. Él necesitaba encontrar una esposa de la tierra natal de Abraham. Nunca alcanzarás una meta difusa porque nunca sabrás si la has completado. Eliezer no tenía ese problema.

Por ejemplo, si tu meta para el próximo año es ser mejor padre, eso es impreciso. Aun cuando te propongas la meta de pasar más tiempo con tus hijos este año, nunca sabrás si verdaderamente la cumpliste.

Pero si te comprometes a pasar una hora con tus hijos todas las tardes de los martes, eso es específico. Tú sabrás si lo cumpliste o no. Ese tipo de metas pueden cambiar tu vida.

Así que ¿qué meta específica establecerás para el próximo año?

Reflexiona sobre esto:

  • ¿Cómo es que las metas específicas te dan poder para poderlas completar?
  • ¿Qué meta específica quieres fijar para ti mismo?
  • ¿Con quién puedes compartir tus metas para que te anime y te ayude a responsabilizarte?
Si todavía no has confiado en Jesús y no te has comprometido a seguirlo, ¿por qué esperar más? Si estás listo para cruzar esa línea y tomar la decisión de creer en Jesucristo y seguirlo; haz esta oración.

La Redacción

El periódico digital más leído en Santiago de los Caballeros y toda Republica Dominicana