Esperanza Diaria

“Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios”. Efesios 6:17 (NTV)

Si quieres ser capaz de manejar la tentación, necesitas reclamar las promesas de Dios que Él ha dado en su Palabra acerca de la tentación. Todos deben memorizar 1 Corintios 10:13: “Dios es fiel y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir” (NVI).

Si la gente me dijera, “No lo pude evitar. Fue imposible de resistir. No tuve más remedio que ceder”. ¡Cuando dices eso, le estás llamando mentiroso a Dios! Dios dice que siempre ofrecerá un escape de la tentación que enfrentas. Puede ser difícil y doloroso. Incluso podría ser vergonzoso. Pero siempre habrá una salida. ¡Dios se asegura de ello! Esa es su promesa.

Satanás está constantemente luchando por tu mente. Ahí es donde ocurre la batalla. Cuando Dios nos da una idea, eso es inspiración. Cuando el Diablo nos da una idea, eso es tentación. Tú eliges todos los días en que pensamientos vas a habitar.

Puedes cambiar de opinión reemplazando la tentación por la verdad, y la verdad se encuentra en la Biblia.

La Biblia dice que resistas al Diablo. ¿Cómo lo haces? Preparándote para la tentación. Efesios 6:17 dice: “Pónganse la salvación como casco y tomen la espada del Espíritu, la cual es la palabra de Dios” (NTV).

Hay dos cosas que debes hacer para manejar la tentación. La salvación es el primer paso: “Pónganse la salvación como casco”. ¿Qué hace un casco? Protege tu cabeza y tu mente, y ahí es donde la batalla se está llevando a cabo. Antes de que puedas decir no al diablo, tienes que aprender a decir  a Jesucristo. Tienes que tener Su poder a través de la salvación.

El segundo paso es recibir la Palabra de Dios para usarla como espada. La verdad es el antídoto contra la tentación. Puedes tener tu Biblia abierta y a la vista en casa, pero cuando estés en el trabajo y estés siendo tentado, ¿de qué te va a servir? ¡No sirve de nada! Necesitas tener la verdad que está en la Biblia, en tu mente.

Sin duda, la herramienta más eficaz para combatir la tentación es memorizar la Escritura. Si no tienes versículos memorizados, ¡no tienes arma para la pelea! Cuando venga el diablo, ¿cómo vas a contrarrestarlo? Él no le teme a tu opinión, pero sí le teme a la verdad. La espada de Dios es la verdad de Dios, pero sólo se convierte en un arma cuando la memorizas.

Reflexiona sobre esto

  • ¿Cuáles son algunas de las metas que puedes establecer esta semana para memorizar las Escrituras?
  • ¿Cuáles son algunas de las estrategias de memorización que usaste en la escuela? ¿Cómo puedes aplicarlas a la memorización de las Escrituras?
  • ¿Quién puede ser tu compañero de apoyo mientras memorizas la Escritura? ¿Por qué es importante tener a alguien así?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: