Las imputaciones de corrupción al PLD le dan tres pitos y un bocinazo

Charlie Mariotti afirmó que la organización política está en un proceso de fortalecimiento interno, porque las bases quieren volver al poder, pero no para repetir los errores del pasado.

El secretario general del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), Charlie Mariotti, declaró que esa organización no se amilana ni se reduce porque exfuncionarios del pasado Gobierno estén sometidos a la justicia por supuestos casos de corrupción “porque nuestra fuerza predominante y mayoritaria es seria, honesta y trabajadora, y está dispuesta a dar lo mejor de sí por su partido”.

El dirigente político hizo esa afirmación en el Almuerzo del Grupo de Comunicaciones Corripio, donde se le preguntó sobre el impacto que tiene en el partido, que salió del poder hace diez meses, los procesos judiciales contra exfuncionarios y familiares cercanos del expresidente Danilo Medina, por la comisión de supuestos actos de corrupción.

“La posición del PLD no es que no se haga justicia, porque el que la hizo que la pague”, expresó Mariotti al resaltar que, una cosa es llevar el debido proceso, respetar los derechos procesales de los imputados, y otra propiciar un juicio mediático que predisponga al juez al momento de tomar sus decisiones.

“Ahora, lo que reclamamos es un Estado que sepa que debe cuidar tanto al supuesto imputado como al acusador y al que juzga, si de verdad queremos justicia.


“Y que no haya una sentencia anticipada en función de la filtración de informaciones de parte del Ministerio Público, tanto en los casos de personas cercanas al PLD o a la administración actual”, expresó Mariotti.El Ministerio Público tiene abiertos dos casos de supuesta corrupción en perjuicio del Estado, denominados Operación Antipulpo y Operación Coral, en los que están imputados civiles y militares que guardan prisión preventiva.


Fortalecimiento del PLD. Mariotti expresó que el PLD está inmerso en un proceso interno que tiene el firme propósito de “organizar la casa, fortalecer el partido y darle una arquitectura institucional poderosa”.

Al hacer la afirmación dijo que las bases peledeístas quieren volver al poder, pero no para repetir los errores del pasado.

“Si llegamos al Gobierno, si Dios quiere, no soltaremos al partido en banda, porque todos queremos ser parte del Estado; ahora, sabemos que la marca necesita un esfuerzo de rehabilitación, lo necesita, y estamos esperando hacer un buen análisis cualitativo para definir el rumbo en materia de comunicación estratégica, pero la idea es ir cohesionando los elementos que pueden ayudar a rehabilitar esa imagen”, refirió.

En cuanto a las razones que habrían incidido en la derrota del PLD en las elecciones generales del pasado año, Mariotti dijo que en sondeos internos la militancia señala la desconexión con la sociedad, la división interna, corrupción, y el letargo del partido.
El PLD gobernó durante 20 años; un primer período de 1996 al 2000, con la presidencia de Leonel Fernández, y un tramo consecutivo de 16 años, de los cuales Fernández gobernó ocho (2004-2012), y Medina del 2012 al 2020.