LA PIZARRA DEL SÚPER PROFE

Por Elwin Peña “EL Súper Profe”

LOS PROBLEMAS FUERA DEL TERRENO, DENTRO DE LA CABEZA

El talento ha sido uno muchas veces afectado en múltiples jugadores por otros errores que bien pueden cambiar el destino de un jugador. A través de los tiempos grandes prospectos y luminarias han sido apagadas por lo que hacen fuera del terreno y por pensamientos que mantienen dentro de su cabeza.

A continuación me tomo el atrevimiento de mencionar algunos de esos casos, sabiendo que muchos otros, quedarán pendiente.

Strawberry talento sobrado y mal administrado.

Darryl Strawberry: para muchos uno de los swing más limpios y bellos del béisbol, debutó a los 21 años con Los Mets de New York, con la etiqueta en la espalda de “No puede fallar”.

La Gran Manzana disfrutó 13 de sus 17 temporadas en MLB y sus proyecciones en materia de cuadrangulares eran asombrozas. Conectó 25 o mas HR en sus primeras 9 temporadas, incluyendo 26 en su año de novato cuando ganó el premio de Novato del Año. 8 de estos primeros 9 años, fue anotado en el roster de las estrellas y quedó dos veces entre los primeros 3 en la votación para el MVP.

Conectó 25 o mas HR en sus primeras 9 temporadas.

335 HR en su carrera, pero ¿conoces la historia? Strawberry disparó apenas 55 HR en sus últimas 8 temporadas, siendo la temporada de 1998 la única con más de 20 en lo adelante, ya que se sumergió en el terrible mundo de las drogas, sus proyecciones cayeron y pese a que logró estar en el negocio 17 años, su carrera no fue lo que se esperaba.

Sin duda, estamos hablando de un bateador zurdo con poder y autoridad, que se quedó fuera de los sitiales donde fue previsto, por problemas fuera del terreno.

Debutó a los 19 años con los Mets de New York.

Dwigth Gooden: en su carrera coincidió con Darryl Strawberry en el equipo de los Mets y También en los Yankees en la fase de 1996 y 1997.

Un fenómeno del montículo, que descolló a los 19 años de edad.

Empezó con el premio novato del año y segundo en las votaciones para el Cy Young, cuando en 1984, registró 17-4 con 2.60 de efectividad y 276 ponches con 7 juegos completos. En el 1985, completaría lo que empezó, llevándose el premio Cy Young, con apenas 20 años y terminando con récord de 24-4 y 1.53 de efectividad acumulando 268 ponches y 16 juegos completos. En 10 ocasiones tuvo cifras dobles en victorias y ponchó 200 o más en 3 ocasiones, incluyendo los lideratos de sus dos primeras temporadas en MLB.

Pero su carrera colapsó con los mismos problemas que su compañero, Strawberry y el nuevo Tom Seaver de los Mets, se convirtió en noticia fuera del terreno con grandes recaídas en una adicción que lo llevó a perder su exitosa carrera.

May 28, 2016; New York City, NY, USA; New York Mets former pitcher Dwight Gooden is introduced to the crowd during a pregame ceremony honoring the 1986 World Series Championship team prior to the game against the Los Angeles Dodgers at Citi Field. Mandatory Credit: Andy Marlin-USA TODAY Sports

Gooden terminó siendo un trotamundo en MLB, jugando con Los Indios de Cleveland, Houston y terminando nuevamente en New York, pero siendo sólo sombra del lanzador potente que fue. Sus números pasaron de lo glorioso a lo ridículo y terminó con récord de 194-112 y 3.51 de efectividad en su carrera con 2,293 ponches en 16 años recortados en MLB.

Hamilton fue la primera selección del draft de 1999, para los RAYS DE TAMPA.

Josh Hamilton: la primera selección de los RAYS de Tampa en el 1999, es una historia para contar.

Ganador de título de bateo, Jugador más valioso, 5 juegos de estrellas y 3 bates de plata.

Tuvo una carrera efímera en la Gran carpa. Descolló para los Rancheros de Texas en el intervalo de 2008-2012, donde gozó de estabilidad por sus números en el diamante.

Una temporada de 43 HR en el 2012, pero es el 2010 cuando recibe el MVP tras batear 359 y liderar la Liga en promedio, Slugging (633) y OBP (1,044).

Pero su carrera terminó por lo que hizo y que influyó en lo que dejó de hacer.

Solo disputó 9 temporadas en MLB.

El 15 de diciembre firmó un contrato con Los Angelinos de Anaheim con un promedio de 17 millones por temporada y que coincidió con el declive y final de su carrera, que se fue consumiendo por los errores cometidos fuera del campo de juego.

El talento de Burgos era incalculable.

Ambiorix Burgos:
Sin duda, de él no vimos lo mejor y sus proyecciones se quedaron a la espera.

Pero su historia fuera dle terreno, va desde muertes, secuestros, violencia de género y demás delitos que forman un cóctel de atrocidades.

El 9 de septiembre del 2008, Burgoa fue acusado de agredir a su novia en un caso en el que la misma fue golpeada en la espalda y hasta mordida, de acuerdo al informe de la fiscalía. Tan cerca como el 1 de octubre dle mismo año, Burgos coliciona con dos mujeres y las mismas mueren a causa del accidente, dándose a la huida. Y finalmente, el 27 de agosto del 2010, es acusado de secuestro y envenenamiento a su ex esposa, provocando su suspensión de la vida deportiva, tanto en la pelota local en la MLB.

Existen múltiples casos más que llenarían el espacio del tabloide, pero he marcado unos ejemplos que tal pueden alertar a múltiples prospectos que se abren paso en el exigente mundo del deporte.

El talento no lo es todo, un juicio claro debe servir de soporte para todo lo demás.

Otros casos menores han acabado con carreras de grandes proyecciones futuras, indisciplina, abuso de sustancias prohibidas, actitudes negativas ante mánagers, agreciones a fanáticos, entre otras.

Solo resta decir, que una de las herramientas más necesarias para triunfar en el béisbol, es un juicio claro y atinado.