Edificios y automóviles incendiados anoche en medio de protestas por el tiroteo policial contra Jacob Blake

Justo cuando se cumplen 3 meses de la muerte de George Floyd bajo custodia policial en Minneapolis, las protestas anti brutalidad policial se han reavivado por Jacob Blake, padre negro de 29 años que recibió varios disparos en la espalda el domingo por la noche frente a sus hijos.

Edificios y automóviles en Kenosha (Wisconsin) fueron incendiados anoche en medio de protestas por el tiroteo policial contra Blake, quien permanece gravemente hospitalizado.

Su muerte ya es un tema nacional, con protestas en otras ciudades, como Los Ángeles. El candidato Demócrata a la presidencia, Joe Bidenpidió ayer en un comunicado “una investigación completa, inmediata y transparente” para que “los agentes rindan cuentas”.

Blake fue baleado cuando intentaba ingresar a una camioneta por la puerta del lado del conductor. En el vehículo iban sus hijos de 3, 5 y 8 años.

Después del tiroteo, según la versión oficial los oficiales prestaron ayuda antes de que el hombre herido fuera trasladado en avión a un hospital en Milwaukee.

Los manifestantes enfurecidos salieron a las calles después de que el video del tiroteo comenzara a circular en las redes sociales, mostrando a un oficial agarrando la camiseta sin mangas del hombre. Se escuchan siete disparos, seguidos del sonido sostenido de la bocina de un automóvil. Desde entonces, dos agentes de policía de Wisconsin han sido puestos en licencia administrativa y el sindicato de policías ha instado al público a esperar que “se conozcan todos los hechos”.

El tiroteo se produce después de tres meses de protestas en todo el país exigiendo el fin de la brutalidad policial y pidiendo justicia en los asesinatos de otros afroamericanos a manos de la policía, incluidos Breonna Taylor y George Floyd, cuya muerte también fue captada en cámara y provocó cientos de protestas de costa a costa, aún retando el distanciamiento social del coronavirus, destacó CNN.

Varios negocios y negocios fueron incendiaron anoche en Kenosha después de que los manifestantes desafiaran desde las 8 p.m. el toque de queda habían fijado.

El gobernador (D) de Wisconsin, Tony Evers, anunció que los miembros de la Guardia Nacional también responderían a la ciudad para ayudar a “proteger la infraestructura crítica, como los servicios públicos y las estaciones de bomberos, y para garantizar que los ciudadanos puedan reunirse de manera segura”.

“Si no tenemos la reforma sistemática que en este momento EE.UU. está pidiendo, entonces continuaremos viendo hashtag tras hashtag (en Twitter), protesta tras protesta y ciudades en llamas en todo Estados Unidos”, dijo ayer el abogado de Blake, Ben Crump.

A %d blogueros les gusta esto: