Extender y modificar la Ley de desarrollo fronterizo debiera ser declarado Prioridad Nacional

por José García

De acuerdo con el texto de la Ley 28-01, la extensión del desarrollo fronterizo está vigente hasta febrero del 2021 y, por tanto, los legisladores se proponen estudiar una posible amplitud por 30 años adicionales de la normativa y someter modificaciones que pudieran perfeccionar la pieza. Ya senadores hicieron su parte, ahora les toca a los diputados y luego al Poder Ejecutivo.

Quizás en todo el territorio nacional, sólo los purpurados empresarios de la capital ignoren la realidad de nuestra frontera con Haití. Probablemente le importe poco, o nada la densa población extranjera que viene creciendo en los pueblos dominicanos limítrofes con el vecino país.

Ley 28-01 ha logrado contener un poco esta tendencia, pero no es suficiente y por demás, es la Constitución la que ordena el desarrollo de la frontera.

Los empresarios de la Asociación de Industrias de la República Dominicana (AIRD) se quejan por la desigualdad, la competencia desleal y las exenciones fiscales diciendo que no hay equidad. Pero acaso la hay en los altos costos que deben enfrentar los emprendedores de la frontera por ser una región remota, con pobreza, sin empleados calificados, lo que representa un factor de inviabilidad para su sostenimiento en caso de no contar con la Ley 28-01, nos preguntamos y le preguntamos a ellos.

La inversión privada en la zona fronteriza es de 14,000 millones y se crearon unos 9,928 empleos

Los legisladores dominicanos deben ponderar lo que le conviene a la nación, profundizar en sus sentimientos patrióticos y elevarse con las alas de su dominicanidad impidiendo que los obstáculos impuestos por los empresarios que sólo buscan retrasar la aprobación de la Ley” atendiendo a sus desmedidas ambiciones, que a pesar de los pingües beneficios que obtienen, se muestran incapaz de ceder un poco, en beneficio de la paz social.

La aplicación de la Ley 28-01 que crea la Zona Especial de Desarrollo Fronterizo ha contribuido a la creación de unas 81 empresas en las diferentes provincias que componen la zona fronteriza entre República Dominicana y Haití.

El presidente de la Asociación de Empresas Fronterizas (ADEFRO), José Luis Taveras ha demostrado que los empresarios de la frontera están dentro de la Ley, que las empresas que operan en la frontera están reguladas y pagan impuestos.

Instituciones como La Cámara de Comercio y Producción de la provincia de Santiago (CCPS), sugiere la extensión de la Ley 28-01, entendiendo la necesidad de crear más empleos en la zona, atraer nuevas inversiones y aumentar las exportaciones.

Además, la entidad destaca que las empresas instaladas en las zonas fronterizas han dinamizado la economía de la región.

Es urgente promover el dinamismo económico, la creación de capital social y mejoría de niveles de vida con sostenibilidad en la región fronteriza. De ello depende que nuestra frontera no se quede vacía, invitando a ser poblada por inmigrantes. El gobierno, empresariado, academia y sociedad organizada tienen la responsabilidad de incidir en el real avance y desarrollo de las provincias fronterizas y es al presidente Luís Abinader, a quien le corresponde ejercer su liderazgo para dotar a la frontera de un blindaje eficaz, duradero y sólido.

Ya el Senado de la República aprobó una modificación para extender por treinta años la vigencia de la Ley 28-01, ahora les toca a ustedes

A %d blogueros les gusta esto: