La Ensenada, un escape donde duerme el sol

por José García

Muy pocos lugares del planeta reúnen la diversidad en bellezas paisajísticas y las ofertas climáticas que exhuberantemente exhibe la isla de Santo Domingo.
Puedes encontrar desde alturas con temperaturas cuasi congelantes, hasta dunas que asemejan los candentes desiertos.
Pero nada tan espectacular como los ocasos de la Línia Noroeste. Es allí donde nuestro recorrido de turismo interno encontró uno de los más bellos espectáculos de combinación de colores, luminosidad y contrastes panorámicos que hemos visto.
La ensenada es un lugar paradisíaco. Luce sus aguas de turquesa azul, en una amplitud que llega a parecer inagotable. su mansedumbre y baja profundidad reciben bañistas de todas las edades, ofreciendo una relajante y segura estadía, cobijada por tan espectacular belleza.
La ensenada careció por muchos año de un lugar confortable y acogedor para que sus visitantes encontraran las facilidades para disfrutar de sus maravillas. no fue hasta hace poco tiempo, cuando un visionario empresario dominicano se atrevió a edificar un hotel con todos los requerimientos de confort y servicios que en nada envidian a los principales resorts del país.
Don Yony Zorrilla levantó el Hotel La Ensenada a pocos metros de la playa del mismo nombre, con un fácil acceso en vehículo sencillo y a tan sólo 90 minutos de Santiago, en dirección a la cama donde duerme el sol.
La estadía en el cómodo hotel, ofrece al visitante la oportunidad de conocer el santuario de los manaties, Cayo Arena, paseo por los exóticos manglares, refrescante baños en piscinas y restaurant a la carta.
Y aunque sea difícil de creer, oferta habitaciones con desayuno incluído para parejas, por tan sólo dos mil quinientos pesos.

Con un efectivo control para preservar tu salud, el Hotel La Ensenada te ofrece ese escape que te permite recibir el calor de la cortesía caribena y los atributos naturales del majestuoso paisaje atlántico.