Un empresario acusado por el asalto al Congreso de EE.UU. comparece en Florida

Robert Scott Palmer, propietario de un negocio de limpieza y restauración al noroeste de Tampa (costa oeste de Florida), compareció este miércoles en un tribunal de esta ciudad acusado de participar en el asalto al Capitolio en Washington protagonizado por seguidores del expresidente Donald Trump el pasado 6 de enero.

Palmer, de 53 años, fue identificado como el hombre que supuestamente aparece en un vídeo rociando con un extintor de incendios a agentes de la policía del Capitolio el día del asalto.

El empresario compareció ante la jueza Julie Sneed y quedó en libertad luego de que se le impusiera una fianza de 25.000 dólares, recogió el diario Tampa Bay.

Palmer afronta cargos de agresión, resistencia a la autoridad, desorden público y entrar en un edificio o zona restringida.

Aunque no están disponibles todavía las acusaciones específicas contra Palmer, el diario Huffington Post le identificó en un artículo del pasado 5 de marzo como el hombre que fue grabado en vídeo (y colgado en YouTube) rociando con un extintor a agentes de la policía en medio de una multitud afuera del edificio.

En el vídeo, se ve a un hombre que viste una chaqueta estampada con la bandera estadounidense y lleva puesta una máscara y una gorra roja mientras se abre paso entre la multitud afuera del Capitolio, levanta un extintor y lo acciona en dirección a los agentes.

La foto del individuo fue distribuida por el FBI y llevó a la identificación de Palmer como el supuesto asaltante del extintor.

El FBI continúa todavía la búsqueda de los alborotadores que irrumpieron en el Capitolio en un intento por anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, un asalto que causó cinco muertes.

Trump enfrentó el mes pasado un juicio político, el segundo de su mandato, acusado de incitar a sus seguidores al asalto del Capitolio, pero fue absuelto por el Senado.

Desde el asalto, el expresidente, que durante su mandato estuvo omnipresente en Twitter, tiene bloqueadas sus cuentas en las principales redes sociales.

Al menos 250 personas fueron arrestadas por su participación en la irrupción en la sede parlamentaria, entre las que figuran varios floridanos.