China está probando coches flotantes en sus carreteras

China está apostando fuerte por el desarrollo de transportes de levitación magnética. Si a mediados del año pasado estaba probando un prototipo de tren con esta tecnología que alcanzaba una velocidad de 600 km/h, ahora le ha llegado el turno a un coche que han desarrollado científicos de la Universidad Jiaotong del Sudoeste.

El vehículo es un coche normal que ha sido modificado para ser de tecnología maglev (del inglés magnetic levitation). Se le instaló una matriz de imanes. A la carretera por donde debía circular se le colocó un riel conductor que permitiera que el vehículo levitara. El resultado fue que el coche se elevó unos 3,5 centímetros por encima de la carretera, pero no circuló de manera “controlada” sino que osciló a derecha e izquierda durante todo el recorrido, e incluso, las ruedas dejaron de flotar en algunos momentos y tocaron el suelo.

Además de esta, ese día se llevó a cabo otra prueba en carretera. En esta ocasión, se testaron ocho vehículos, cinco de ellos funcionaban total o parcialmente con energía eléctrica o de hidrógeno. Los coches circularon por un tramo de autopista de 7,9 kilómetros, a una velocidad máxima de unos 230 km/h.

A pesar de los fallos que se han detectado, el profesor Deng Zigang se ha mostrado contento y ha declarado a China Daily que la prueba ha sido todo un éxito y que seguirán trabajando en el desarrollo de coches con tecnología de levitación magnética. Aunque aún estamos lejos de viajar en coches que leviten, si la tecnología avanza, en un futuro los vehículos podrían recorrer distancias aún más largas y de manera eficiente, reduciendo el consumo energético. De hecho, China considera la tecnología maglev una de las candidatas para sustituir los motores de combustión, junto a los coches de hidrógeno y a los eléctricos.

El objetivo de las pruebas, organizadas por las autoridades en materia de transporte de la provincia de Jiangsu, fue estudiar el diseño de carreteras y las medidas de seguridad que se deben tomar en caso de que se conduzca a altas velocidades con nuevas tecnologías de propulsión alternativas a los motores de combustión.

Los trenes de levitación magnética son conocidos por su impresionante eficiencia y velocidad, con grandes redes en países como Japón que ofrecen viajes de hasta 600 kilómetros por hora. ¿Alcanzaremos en el futuro velocidades similares viajando en nuestro propio coche?

Pin It on Pinterest

A %d blogueros les gusta esto: