Llegó de Colombia sin saber inglés y hoy lleva el Perseverance de la NASA hasta Marte: la historia de Diana Trujillo

(CNN Español) — Cuando el vehículo Perseverance de la NASA llegue este jueves a la superficie de Marte no sólo habrá logrado un hito espacial sino que también habrá cumplido el sueño de una colombiana. La caleña Diana Trujillo llegó sola a Estados Unidos con 17 años, sin saber inglés, 300 dólares en el bolsillo, y un primer objetivo claro: no morirse de hambre.

Hoy es una integrante clave del equipo que diseñó y examinó el brazo robótico y dos instrumentos del explorador de la agencia espacial estadounidense, llamados Pixl y Sherloc, que forma parte de la misión Marte 2020.

Guillermo Arduino la entrevistó sobre su papel en la misión y su inspiradora historia de esfuerzo y superación personal.

Guillermo Arduino: Tu papel tiene que ver sobre todo con Perseverance, que es el robot, ¿que qué es lo que va a hacer una vez que toque suelo marciano?

Diana Trujillo Bueno, el objetivo de la misión de Perseverance es encontrarse si en algún momento hubo vida en la superficie de Marte en el pasado. Vamos a llegar a un lugar que se llama cráter Jezero. En ese cráter vamos a hacer investigaciones porque hay arcilla en ese lugar donde nos hace saber que hay agua, donde podemos ver si hay la posibilidad o las pistas necesarias para demostrar que hubo vida. Si encontramos eso, también vamos a hacer la investigación para darnos cuenta si la vida probablemente empezó en Marte y en la Tierra a la misma vez. Así que tenemos una una pregunta muy interesante que contestar.

Guillermo Arduino: Cuando dices vida te refieres a puede ser microbios, porque la existencia de agua está confirmada, ¿no?

Diana Trujillo: La existencia de agua está confirmada. El tipo de vida que estoy hablando es vida microbiana. Exactamente.

Guillermo Arduino: Súper interesante. También llevan un helicóptero: Ingenuity. ¿Qué pasa con Ingenuity? Entiendo que puede transportarse, es mucho más pequeño y puede ir independientemente con energía solar a otras partes cercanas de Marte.

Diana Trujillo: Sí, Ingenuidad o Ingenuity es el helicóptero que llevamos con Perseverance y la idea es que es un helicóptero que vuela por 90 segundos, sube verticalmente, toma fotos y vuelve y baja; transmite las fotos al cerebro de robot y nos deja saber qué fue lo que vio, y adicionalmente a eso, cuánta batería tiene y qué otras capacidades puede hacer de comunicación. Pero el intento es demostrar que tenemos la habilidad de volar en otro planeta.

Guillermo Arduino: Y dentro de toda esta gran expedición, ¿cuál es tu labor?

Diana Trujillo: Yo trabajo con el grupo  que diseñó y examinó el brazo robótico y los dos instrumentos que se llaman Pixl y Sherloc. Esos son los instrumentos que nos van a demostrar y encontrar si hubo vida en la superficie de Marte. Así que mi grupo es el que tiene que mostrar dónde poner el instrumento, hacer toda la investigación con el instrumento y devolver la información.

Llegó a Estados Unidos sin saber inglés

Guillermo Arduino: ¿Cómo fue, cómo fueron tus inicios para que de golpe una chica de Cali decida estudiar ingeniería en Estados Unidos y llegue a la NASA?

Diana Trujillo: Sí. Es como acabas de decirlo: lo veo como un sueño que nunca iba a pasar, pero de alguna forma pasa. Yo llegué a Estados Unidos cuando tenía 17 años. No sabía inglés y terminé buscando la forma de cómo aprender el idioma, poderme pagar  la universidad y eventualmente estudiar algo que estaba relacionado con las personas que yo veía que trabajaban en la NASA. Trabajé con un programa para hacer llevar cargamento a la Estación Espacial, después Curiosity y ahora  Marte 2020 y a veces ni me lo creo cuando me pongo a pensar que no tenía nada y no sabía ni el lenguaje.

Guillermo Arduino: ¿Y llegaste sola o llegaste con alguien?

Diana Trujillo: Bueno, llegué a Estados Unidos sola, y pienso que eso me hizo enfocar en lo que yo quería hacer y cómo hacerlo.

Guillermo Arduino: ¿Tus padres, a qué se dedicaban o a qué se dedican?

Diana Trujillo: Mi madre vive conmigo ahora y mi padre vive en Colombia, es contador y mi mamá está con nosotros acá.

La violencia en Colombia la llevó a mirar a las estrellas

Guillermo Arduino: Es decir, que el perfil de ingeniería espacial o de ingeniería de científica, ¿de dónde viene?

Diana Trujillo: Bueno, mira, para mí viene del hecho de que viviendo en Colombia en los 80, donde había mucha violencia, mirando al espacio y mirando al cielo, es algo que le da a uno paz, independientemente de donde tú estés. Tú te acuestas en el piso, miras las estrellas y el firmamento de estrellas. Es simplemente espectacular y es pasivo, y tú no ves las estrellas golpeándose una con la otra. Así que siempre me pregunté cómo es que funciona eso ¿cómo es que pueden coexistir juntas las estrellas, los planetas y no tener un caos? Y de ahí fue que empezó para mí.

Guillermo Arduino: ¿Cuál fue el momento en el que supiste que esto era lo que quería ser: trabajar en la NASA?

Diana Trujillo: Sabes que no tengo un momento exacto en el que yo dije: es la NASA. Para mí fue más como: es el lugar donde se hace esto. Encontrar que yo quería hacer lo del espacio es lo que te acabo de contar, pero saber que era la NASA, ese fue el único lugar que para mí era claro que hacía lo que yo quería hacer. La NASA en general, como ustedes saben, busca explorar, no trata de ganar algo o de ir a batallar a otro planeta o algo así. Es el hecho de que queremos explorar como seres humanos, y esa idea de que simplemente es por aprender, es lo que me hizo a mí pensar en la NASA.

Guillermo Arduino: Y llegaste a Estados Unidos, con 17 años. ¿Con cuánta plata en el bolsillo?

Diana Trujillo: Solamente tenía 300 dólares en el bolsillo. Era todo lo que tenía.

Guillermo Arduino: Y ¿con los 300 qué se podía hacer en ese momento?

Diana Trujillo: Probablemente nada más pagar la renta y se acabó. Ah, pero no, no.. O sea, prácticamente nada. Me tocó ir inmediatamente a buscar un trabajo.

Guillermo Arduino: ¿En qué ciudad?

Diana Trujillo: Miami.

Guillermo Arduino: Llegaste a Miami con 300 dólares en el bolsillo. Empezaste a trabajar. Desde el principio, desde el principio supiste que en realidad… porque a mí me pasó. ¿Viniste con contrato y visa o cómo fue tu caso?

Diana Trujillo: No, mi caso fue diferente. Y yo te digo una cosa: si yo hubiese venido aquí en primera clase, con todo pago no hubiese hecho lo que estoy haciendo. Mi trabajo requiere que se me ocurra algo que no hemos hecho, que no ha pasado, que no se le ha ocurrido a nadie, que nunca lo hemos visto. Empezar de la nada. Empezar de no tener ni siquiera la idea de cómo hacerlo y buscar la forma, es lo que hizo  la forma en la que yo piense, y como veo los problemas, encaja perfectamente con lo que tenemos que hacer. Bueno, a veces estamos en operaciones y pasa algo con el robot, y nos tenemos que reunir, y la pregunta es: ¿alguien ha visto esto? Jamás, nunca, ni siquiera los escritos, ni siquiera los experimentos que se han hecho por años han demostrado este problema y nos tocó resolverlo en media hora.

Guillermo Arduino: Cuando llegaste a Estados Unidos entonces y aterrizaste en Miami, ¿cuál era tu objetivo?

Diana Trujillo: Cuando llegué a Estados Unidos mi objetivo era ayudar a mamá. Si te digo la verdad, el primer objetivo era no morirme de hambre. Esa eso lo tenía yo muy claro en la cabeza que qué tenía que sobrevivir, tenía que estar segura de que tenía dónde vivir y dónde comer, porque no tenía ni idea en esas cosas básicas todavía que iban a pasar y trabajar, aprender el lenguaje y ayudar a mamá. Eso es todo lo que tenía en la cabeza. Después de eso, me estaba yendo muy bien con la universidad, aprendiendo inglés. No sabía que tenía tan buenas notas y los profesores fueron los que me dijeron que tenía que aplicar y ver otras cosas y mirar si me  ponía hacer algo con mi vida. Yo me pasaba el tiempo en el departamento de matemática porque estaba aburrida de aprender inglés y me sentaba allí a ayudar al que entrara, a que si alguien tiene una pregunta matemática, yo contestaba porque no necesitaba hablar en ningún lenguaje, simplemente los números son los mismos. Pero ahí fue donde me di cuenta de lo que me gusta.

Guillermo Arduino: La timidez no es una de tus características, entonces.

Diana Trujillo: No, la verdad, la verdad, yo creo que lo superé.

Guillermo Arduino: Pero está muy bien…

Diana Trujillo: Jajaja.

Guillermo Arduino: Claro, porque te ayudó a ser quien eres hoy.

Diana Trujillo: Sí, pero ¿sabes qué es interesante de la pregunta y por qué me hace reír? Es que yo pienso que dejar la timidez fue lo que me hizo lo que soy hoy. Yo era una persona tímida y enfrentar eso y darme cuenta de que eso me estaba haciendo más problemas en vez de ayudarme fue que me ayudó a superarlo.

Guillermo Arduino. Además creciste sola y de golpe. Cuando miras para atrás a ver: el día antes de venir a Estados Unidos, a los diecisiete años, ¿cómo ves a esa Diana? ¿Cómo la sientes?

Diana Trujillo: Bueno, cuando miro para atrás no me acuerdo, yo me quería ir ya. Era más bien esperando a que saliera la hora para montarme al avión. No, no lo vi como me voy a ir, todo se quedó atrás. Era el contrario. Era: algo viene y yo me tengo que alistar. Así que lo vi como una oportunidad.

Guillermo Arduino: ¿Cómo ves a Diana en el futuro? ¿Hacia dónde va?

Diana Trujillo: Bueno, yo primero quiero estar en el lugar, en el cuarto, cuando encontremos que hubo vida en la superficie de Marte. No me lo quiero perder. Pero después de ahí pienso que hay muchos otros proyectos que yo estoy haciendo. Quiero ver si puedo empezar a trabajar con los astronautas para ir a la estación espacial y probablemente cuando toque ir a Marte o a la Luna primero. Y después de eso, mirar también cómo trabajo con la organización en la que yo estoy en la Brooke Owens Fellowship, que es una organización para ayudar a mujeres para que se metan a las compañías del espacio cuando están en la universidad.

Guillermo Arduino: Tienes también un compromiso con la responsabilidad social y eso requiere de generosidad y no de egoísmo. Esta conversación quiero que sea inspiradora para otros, para para niños, por ejemplo, de Colombia, o de Argentina o de Chile.

Diana Trujillo: Sí, absolutamente. Yo pienso que a veces, a veces uno no se da cuenta o se demoran mucho en darse cuenta que el ser humano está hecho de muchas cosas y está hecho de quiero que me vaya bien en el trabajo, pero quiero darle a mi comunidad y quiero estar bien en mi familia y quiero y quiero y quiero, quiero y quiero. Todo se puede hacer. Es simplemente cómo manejar el tiempo.

Guillermo Arduino: Y finalmente la parte en la vida personal: ¿hay sacrificios realmente importantes en lo personal para concretar estos logros profesionales o no, o hay un balance, un equilibrio?

Diana Trujillo: Me gusta mucho tu pregunta porque es muy parecido a lo que estaba pensando cuando contesté el anterior y es el hecho de que es todo un balance, es todo un balance en cuanto cuáles son todas las cosas que quiero hacer, cómo lo quiero distribuir, cuánto tiempo le voy a dedicar. Yo soy una persona que no me gusta, cuando dicen bueno, es que las mujeres no lo pueden tener todo. Y eso, eso no es así, no lo pueden tener todo al mismo tiempo, pero lo podemos tener todo, y lo que hay que es arreglarse. Mi mamá vive con nosotros, yo tengo dos niños y ella nos ayudas. Perfecto. Bueno, ahí está, ahí está la respuesta más importante para aquellos que por ahí buscan una excusa o encuentran una excusa para no darle para adelante. El caso de Diana es bien claro y habló del equilibrio entre lo profesional en lo personal. Sabemos que tenés una reunión en dos minutos, por eso te dejamos ir. Diana Trujillo de la NASA. Muchísimas gracias, muchísima suerte. Me encantó la charla, muy inspiradora y ojalá podamos hablar cuando se concreta el éxito de esta misión y de tu participación en ella. Y gracias por todo.

A %d blogueros les gusta esto: