Santo Domingo. – En agosto del año 2012, con tan sólo tres meses de edad y luego de estar separada de su madre, en Bayahíbe, un pescador causó 15 heridas en diversas partes del cuerpo a Juanita, una de los tres manatíes que por primera vez se preparan para ser liberados del Acuario Nacional.

El 10 de ese mes, tras varios días en esa condición, personal técnico del Ministerio de Medio Ambiente y el Acuario Nacional acudieron a su rescate mientras se encontraba en el muelle del hotel Cadaqués, en esa zona.

Juanita presentaba un cuadro clínico fatídico, estaba mal oliente y con pocas posibilidades de vida. Su condición era tan crítica que los médicos pensaban que no llegaba con vida al Acuario Nacional, lugar que ha sido su hogar.

Debido a su condición, un equipo de doctores, veterinarios del Acuario, que incluía los del Parque Zoológico Nacional, comenzaron a realizarle análisis y brindarle los cuidados que requería para sobrevivir.

A pesar de que daba signos de estar recuperándose, el animal gritaba mucho por la falta de su madre, obligando a que los veterinarios improvisaran una madre sustituta con material artificial para tranquilizarla.

Su recuperación en el Acuario Nacional ha sido exitosa y en estos momentos Juanita ha podido alcanzar entre los 800 a 900 kilogramos. Al igual que sus otros dos compañeros Pepe y Lupita ha sido sometida a diversas evaluaciones para que dentro de un futuro cercano pueda volver a su hábitat.