La mujer de 62 años que sobrevivió tras ingerir un té envenenado, negó que comprara la bebida fuera del hospital Cabral y Báez, y dijo que el desconocido les brindó a ella y a la mujer que murió en la sala de Emergencias.

Maximina del Carmen Santos, aun con la voz quebrantada y con dolor estomacal, clamó a la dirección del hospital evitar que la mentira se siga propaganda.

Se refiere a la versión ofrecida por el director Bernardo Hilario Reyes de que lambas mujeres salieron fuera del hospital a comprar el té que le arrebató la vida a Martha Durán.

Santos narró que el desconocido que perseguía envenenarla para arrebatarle sus pertenencias estuvo dentro del hospital desde las 4:00 de la tarde del jueves conversando sobre la palabra de Dios y de su tiempo pasado en que estuvo “descarriado”.

“Yo veo el té medio extraño y no quería tomarlo, pero para no hacerle el desaire, lo pruebo y me da como una cosa en la boca, y se lo paso a la otra señora y le digo si tú lo quieres tómalo tú que yo no quiero eso, y de inmediato me sentí mal”, narró la mujer.

Indica almomento.net que medio de la situación, a la mujer le robaron la cartera que traía con el dinero para adquirir la sangre para transfundir a su esposo, grave en la sexta planta del hospital.
En la misma contenía US$50, RD$11 mil pesos y dos celulares