Las Águilas Cibaeñas presentan un equipo compacto desde el inicio de temporada.


Por Elwin Peña ¨El Súper Profe¨

LAS ÁGUILAS CIBAEÑAS: SIGUEN DEMOSTRANDO QUE ¨LA LEÑA ESTÁ AHͨ.

Sin duda hoy abordaremos un equipo con mística ganadora y con una fanaticada más que aguerrida, entregada. Los mameyes son los segundos en materia de coronas (21 coronas) y los máximos asistentes a series finales con 39 y que, de acuerdo a la pluma escrita, nació en 1933, bajo el nombre de Santiago B.B.C. Usando como emblema y seudónimo el Águila, muestran su hegemonía y grandeza.
El equipo de Miguel Diloné, Tony y Arturo Peña, Félix Fermín, Alejandro Peña, Alejandro Taveraz, Luis Polonia, Julián y Stanley Javier, José Lima, Julián Tavárez, Winston Chilote Llenas, Tomás Silverio, Guillermo García, Tony Batista, Miguel Tejada, José Vargas, Fernando Hernández y demás; ha logrado ser sin duda la franquicia más exitosa, ganando la serie particular a cada equipo que ha disputado al menos un partido en la pelota dominicana.

LAS ÁGUILAS CON MIRAS AL 2020-2021.


Sin duda los que juegan de color amarillo, se han preparado para esta temporada, cuando Quilvio Hernández toma las riendas del conjunto, sustituyendo al Dr. Adriano Valdez Russo, quién cesa en sus funciones. Ángel Ovalles sigue en el puesto de gerente general, pues lo ha hecho bien en su gestión, aunque no logró el título.


OVALLES Y LAS TRANSACIONES CON MIRAS A ESTA TEMPORADA.


Ovalles atrajo a las Águilas, múltiples jugadores en cambios que sorprendieron en algún momento, en una temporada muerta que se tornó activa. La adquisición de Neftalí Feliz desde los Leones del Escogido, a cambio del jugador del cuadro Joseph Cruz. Un intercambio con los Tigres del Licey trajo a Arismendy Alcántara y envió a Pedro Severino a la tropa añil; Wilín Rosario es enviado a los Gigantes del Cibao, al igual que Richeldson Peña en intercambios en el que llegaron el lanzador derecho del relevo, Junior Fernández y el infielder Ramón Torres quien se queda en el equipo de su preferencia también en el negocio. Ovalles dejó claro que quería un equipo con mayor atletisismo y recibió jugadores que cumplen estos requisitos en Alcántara y Torres, además de ganar dos brazos para su cuestionable relevo en la persona de Feliz y Fernández. Finalmente, Rainel Rosario se va a las Estrellas Orientales para atraer al santiaguero, Aneury Tavárez, un veloz jugador que puede aportar al dinamismo ofensivo de los Aguiluchos y que es una pieza deseada por su juego activo.

STAFF DE COACH DEL CONJUNTO
Fermín sigue con las riendas del conjunto, después de cerrar el año pasado, su historial de triunfos lo convierte en el mánager más ganador de la LIDOM con 5 coronas, todas con las Águilas; Tony

Peña JR le asiste como coach de banco con Manny García de coach de picheo. Tomás Francisco aginará los bates del conjunto, con experiencia en la Liga y en los sistemas de Tampa Bay. Andy Fermín será el encargado de Control de Calidad. José Mejía dirigirá el tránsito en la tercera base y Claudio Almonte en la inicial. La Flecha Wilton Chávez, es el coach de bullpen y Fernando “El Cuchillo” Hernández asistirá a Manny García en el apartado de picheo.
El Legendario Luis Polonia será consultor especial y Tony Batista mentor de jugadores, sumando esa mística ganadora que les acompañó a lo largo de su carrera. Gustavo Llenas y Arismendy “Mendito” López son los coach de liga Paralela y se espera integrar a las glorias Miguel Tejada y Guillermo García en roles especiales, todavía no definidos en la tropa agulucha.

EL PICHEO AMARILLO

Muchos nombres llenan el listado de lanzadores en el equipo amarillo, resaltando la mezcla de brazos probados y jóvenes prospectos del béisbol. Sin duda, el problema del relevo ha sido noticia en las últimas temporadas para los Amarillos y la multitud de talento, puede apalear esta dificultad alarmante.
Yordi Cabrera, Daury Torres, Pedro Araujo, Felix Paulino, Emerson Jiménez, Emilio Vargas, Julián Fernández, Wendolin Bautista, Joan Martínez, suenan entre los que serán orientados por el coach de picheo Manny García. Pero la lista se hace larga e interesante, con los nombres de: Marcos Diplán, José Domínguez, Cecilio Pimentel, Darío Álvarez, Yohan Ramírez, Michael Ynoa, Eury De La Rosa, Ángel Rondón, Ramón Rossó, Neftalí Feliz, Wilkín Ramírez, Junior Fernández, Salvador Justo y Juan Nicasio.
Ovalles apuesta a los lanzadores sin restricciones y conforma un staff de abridores con muchos cubanos, lo que ha dado éxito en el pasado reciente en la exigente liga. El Guerrero Yuneski Maya es la figura principal, junto a sus compatriotas, Yoanis Quiala, Yoanner Negrín y Johan Oviedo. En el caso de Oviedo, actúa como relevista. El norteamericano Joe Van Meter, es otra pieza que apoyará el picheo abridor de los Cibaeños, sabiendo que Marcos Diplán puede aportar en este punto.

Se avisa que Carlos ¨El Tsunami¨ Martínez, será parte del picheo amarillo, después de una temporada muy afectada en MLB y la contratación de Buddy Boshers, lanzador zurdo con experiencia en Grandes Ligas y quien ya ha pichado para Anaheim, Mellizos y Toronto.
Con los nombres ya mencionados y algunas promesas del camino, Ovalles asegura que su picheo está resguardado.

LA OFENSIVA TRAE LEÑA.

Como se canta en la séptima entrada en el Valle de La Muerte, los amarillos inyectarán la Leña a su ofensiva, con una mayor velocidad y bateadores con mejor contacto. La llegada de Ramón Torres, Arismendy Alcántara y Aneury Tavárez garantiza este dinamismo en el equipo que organizará Felix Fermín. Durante años el equipo con sede en Santiago, se había visto lento y pesado, lo que le impedía jugar al béisbol dinámico.
Ronny Rodríguez, Diego Goris, Francisco Peña, Luis Valenzuela, Juan Lagares, Robel García y la grata presencia de Melky Cabrera son de los atractivos de la alineación amarilla. Melky no jugaba desde el 2008-09, cuando dejó nota luminosa de 312 en su promedio.

Los aguiluchos se sintieron complacidos con el trabajo de John Nogowski, Rangel Ravelo y Edmundo Sosa, por lo que repiten con el conjunto. Sin duda, Nogowski fue un bate de peso en la liga, dando balance y poder. No menos fue Ravelo, quien fue hasta el final con el equipo, aportando sin duda a la ofensiva y cubriendo el puesto de Nogowski en la parte final del calendario. Sosa fue el mejor bateador amarillo en la fase regular y dejó claro que su bate suma en un line up, al conectar 48 indiscutibles en su estadía.

CONCLUSIONES


La óptica aparente es que las Águilas han restructurado su equipo, por lo que veremos más carreras y mejor picheo en esta temporada. Desde el primer día, será un equipo atlético y con buenos bates y si los veteranos cubanos e importados logran mantener el nivel, sin duda los amarillos avanzarán en una temporada de 30 juegos, donde hay poco margen de error.
El equipo ha fallado en cerrar los partidos, con problemas serios en su relevo en el pasado reciente, son embargo la llegada de veteranos, buenas contrataciones con el cubano Oviedo y Buddy Boshers, sumados a los brazos jóvenes y probados en la liga, pueden curar el cáncer que ha enfermado el cuerpo de lanzadores de las águilas.
A mi juicio deben avanzar y ser un equipo contendor todo el camino.