El fin de semana el gobernador Andrew Cuomo informó que el Estado estaba analizando, desde ya, la manera cómo enfrentarán el nuevo reto de aplicar millones de vacunas contra el COVID-19 el próximo año en Nueva York, una vez las autoridades de salud federales la aprueben. Y este miércoles, el alcalde Bill de Blasio anunció que la Ciudad ya tiene un plan inicial de vacunación para cuando llegue el momento.

Asegurando que a pesar de las diferencias que el Estado y la Ciudad han tenido sobre algunos asuntos, existe comunicación y consenso sobre los planes de vacunación, el mandatario reveló que las vacunas serán indispensables para que la Gran Manzana salga a flote tras la pandemia, y manifestó que se pondrán en dos fases, aunque no dio fechas.

“Necesitamos estar preparados y luego debemos actuar con rapidez. No tenemos la fecha exacta. Nadie tiene la fecha exacta en que estará lista la vacuna. Pero lo que sí sabemos es que será más temprano que tarde”, dijo De Blasio. “Lo que sí sabemos es que tenemos que tener un plan justo y prioritario. Y lo que sí sabemos es que tenemos que poner la vacuna a disposición de las personas, independientemente de su capacidad de pago. Tiene que ser gratis para quienes lo necesiten. Por lo tanto, esta ciudad está preparando el plan de vacunas con esos supuestos en mente”.

El Alcalde explicó que en la primera fase se priorizarán las personas vulnerables, los trabajadores de primera línea, los trabajadores de la salud, los socorristas y los trabajadores esenciales. La segunda fase, por su parte, estará diseñada para el público en general.

El plan en el que trabaja la Ciudad, incluirá la inscripción de los proveedores en el Registro de inmunizaciones de la ciudad, del que formarán parte farmacias, centros de atención de urgencia, hospitales públicos y privados y sitios de prueba del COVID, para garantizar que haya amplio acceso.

El comisionado del Departamento de Salud, Dave Chokshi, destacó que tal como ocurrió en 1947, cuando se realizó un esfuerzo de vacunación similar contra la viruela, esta vez, cuando llegue la vacuna del coronavirus, la Gran Manzana no se quedará corta en su misión.

“No estamos abordando el desafío de distribuir una vacuna del COVID en la ciudad de Nueva York con arrogancia. Este virus nos ha humillado antes, pero el Departamento de Salud tiene un historial desde la viruela hasta la influenza de organizar campañas de vacunación exitosas”, dijo el funcionario, advirtiendo que la vacuna que se aplique deberá pasar por rígidos controles estatales para garantizar que sea segura y efectiva. “Tenemos las herramientas, el personal y la experiencia listos para cumplir esta misión y un compromiso acorde con la magnitud del desafío”.

El Alcalde también se refirió en su conferencia de prensa al próximo Halloween, y aunque debido a la pandemia no se realizará el tradicional desfile, invitó a los padres a que no dejen perder el espíritu de la celebración, pero manteniendo medidas de protección para evitar contagios.

“Es una de las noches más felices del año, y este año será diferente, pero la haremos. Quiero dejar muy claro que Halloween va a festejarse en la ciudad de Nueva York y Halloween será seguro”, dijo De Blasio, advirtiendo que todas las actividades y solicitud de dulces deberán hacerse al aire libre y evitarse celebraciones en espacios interiores.

“En primer lugar, lo más importante que hemos aprendido durante toda esta crisis, es que al aire libre es mejor que en el interior (…) No se podrá pedir dulces dentro de los edificios de apartamentos, por ejemplo. Todo al aire libre”, agregó el burgomaestre recordando que incluso quienes lleven disfraces deberán usar debajo una mascarilla de protección.